Ventajas del ultrasonido en la detección de fugas

La tecnología mediante ultrasonidos es cada vez más utilizada en tareas de detección. Desde hace algún tiempo, este tipo de equipos se aplica también en el ámbito de la fontanería (concretamente al mantenimiento y arreglo de tuberías) facilitando la labor de los profesionales, puesto que muchos de los problemas de saneamiento de agua se encuentran bajo tierra o en falsas paredes. Los ultrasonidos permiten detectar discontinuidades en el suministro a través de sonidos que se encuentran fuera del rango audible humano.

La principal ventaja de esta técnica es el ahorro de costes. Es fácil descubrir el punto exacto donde está el problema para que los operarios puedan trabajar directamente sobre él sin necesidad de abrir todo el canal.

En este sentido, reduce considerablemente el tiempo de obra, puesto que el análisis del problema es una de las tareas que más horas hace perder a los albañiles.

Una de las aplicaciones más comunes del ultrasonido es la detección de fugas. Cuando un fluido o gas se mueve de un sistema de alta presión a uno de baja presión a través de un orificio, produce un flujo turbulento que contiene un alto grado de componentes ultrasónicos. La turbulencia va disminuyendo a medida que se aleja de la fuente, permitiendo así localizar el punto exacto de la fuga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*