Qué hacer cuando se congelan nuestras tuberías

En invierno, sobre todo en las zonas más frías del país, es frecuente que se congelen las tuberías de las casas, sobre todo si no están habitadas durante todo el año. Aplicar un paño caliente y húmedo, o usar un secador de pelo, suelen ser los remedios caseros más utilizados. Los riesgos a los que nos enfrentamos no son sólo el quedarnos sin agua temporalmente, sino que podemos causar desperfectos en las tuberías, que pueden acabar  y causando problemas mayores como reventones o inundaciones.

Para localizar la tubería en cuestión donde tenemos el problema, hemos de abrir los grifos de la casa uno a uno. Cuando el agua se encuentre con el tapón, retornará, y ese grifo obviamente no nos devolverá el agua.

Las tuberías exteriores son las que más riesgo tienen de congelarse. Hemos de tener cuidado al descongelarlas e ir poco a poco, ya que si se han causado daños en la tubería se pueden producir inundaciones. Lo más común es usar un secador o un pequeño calefactor o estufa de aire caliente y aplicarlo cerca de la tubería.

En las tuberías interiores rara vez se sufren congelamientos, pero en zonas muy frías puede suceder. Para descongelarlas, hay que hacer un gesto sencillo, volcar agua hirviendo por el desagüe en cuestión.

Si al descongelar las tuberías se produce una inundación u observamos que una de las cañerías ha reventado, corte el agua del edificio y llame al fontanero o a los bomberos inmediatamente, ¡Ese trabajo requiere expertos!

Para prevenir congelaciones y posibles desperfectos, si va a pasar una temporada fuera de casa, corte la llave de paso de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*